Follow by Email

marzo 29, 2012

Huelga general.


Supongo que las huelgas modernas las inventaron los British en el siglo XIX, cuando los niños trabajaban catorce horas en las minas de carbón y pedían diez minutos para beber agua y se lo denegaban, el principio del capitalismo fue duro, también el del marxismo, la vida en general es inmisericorde.
Antes, se llamaba “huelga general revolucionaria” para diferenciarlas de los enfrentamientos particulares en algún negocito o factoría.
Los sindicalistas de ahora temen a la revolución, serian los primeros en ser barridos de la faz de la tierra.
Holgar es sinónimo de descansar de la fatiga, así que en mi querida España donde seis millones, no tienen trabajo, otros seis millones son ancianos y otros seis mas, infantes, hay apenas unos pocos para los que holgar no sea una actividad cotidiana.
La huelga está promovida por los sindicatos, en Chicago existió el sindicato del crimen y ya desapareció, loado sea el Señor.
El caso es que aquí hay mucho personal que no vale para nada, son cincuentones con barriga y colesterol, socios de un club de fútbol, su actividad espiritual mas intensa.
Estos sujetos cobran catorce pagas, apenas aportan valor y causan baja laboral cuando el despertador suena y está nublado.
La cuesta abajo es ya larga, Santana, Astilleros, Delphi...tantas empresas que cierran, pues no pueden vender con estos empleados tan malos, vagos y caros.

Los jefes de los dos sindicatos, tienen mala imagen, son feos y visten mal, aunque con Rolex según dice la prensa, alguno de ellos, algo mas joven, cobra como consejero de Bankia un perraje, aunque luego canta en la Puerta del Sol “arriba parias de la tierra, en pie famélica legión”, eso si es un paria.
Conozco tantos, que se levantan a la mañana y se afanan por la vida, hacen cosas útiles y reciben su estipendio.
Los que hoy se alteraban, saben que no valen nada, solo el coste del despido que les mantiene amarrados a la mamandurria, si se abarata es su sentencia de muerte y claro, se revuelven.
Vivimos una encrucijada decisiva y singular, una época nueva donde hay que espabilar, hasta los chinos lo hacen.
Da pena ver a esos seres caducos y obesos, gritando para evitar su ahogo, solo merecen la caridad de las instituciones, las nuevas generaciones mientras se afilan las uñas para la lucha por la vida, que siempre fue así.
Mañana amanece espero, una vez mas y habrá una nueva holganza general, de un pueblo patético e inmoral que se cree con derecho a un sueldo por haber nacido, un sueldo que les de para vacaciones y cerveza con tapa a diario.
A la vez, dos mil millones de parias verdaderos de la tierra, fabrican Iphones y televisiones Samsung que estos otros parias de aquí, quieren comprar barato.
Mientras esto escribo, “Gigi” me mensajea desde el centro de Europa, donde se gana la vida con su pericia e inteligencia, el añora el sol y la sierras, el Rioja y las aceitunas.
Pronto espero, podrá volver para ganarse la vida aquí en su tierra, con los muchos decentes que todavía permanecen sorprendidos, por tantos años de descarrío y maldad.

marzo 27, 2012

Las taifas.


Pues estaba pensando en el origen del termino “Al Andalus” y derivé en recordar los “Reinos de Taifas”, allá por el siglo XI tras la decadencia del Califato de Cordoba, tan poderoso en tiempos como el de Bagdad  
Esta tierra como geografía es rotunda, ademas de ser península, tiene los Pirineos como charnela que nos aísla del resto de Europa, al contrario que Alemania, Hungría o Polonia que son tierras sin definir solo separadas por rayas y colores, movidas frecuentemente por guerras y anexiones.
La península pues, pudo ser “Iberia”, gran nación, pero tiene tendencia a fragmentarse en trocillos, una de esas épocas de fragmentación, tras el califato, fue la de las taifas.

Aquí todos queremos hacer lo que nos da la real gana, o mas castizo, lo que nos peta, ya seamos moros o cristianos, que también en el norte estaban los reinos de Navarra, Leon, Castilla y algunas entidades menores como el Condado de Barcelona.
Así pues la gran melé se forma en estas tierras de forma espontánea, la anterior en el movimiento cantonal del siglo XIX, donde los de Cartagena, eran muy poderosos al quedarse con la flota y amenazar con guerra a los cantones vecinos, así....cualquiera.
Durante las taifas, cada una de ellas tenia su rey y su corte, su harén y sus ministrillos, diplomacia y alianzas comerciales y militares con los vecinos.
Me gusta particularmente la “Taifa de Niebla”, de nombre romántico y evanescente, su primer monarca se llamaba “Abu al Abbas Ahmad al Yahsubi”, eso es clase, no como ahora cuando nuestros reyezuelos se llaman Bono o López o ese Chaves de la taifa de Sevilla, se ha perdido el estilo.
Los que mandaban se hicieron costosas alcazabas y alistaron guardias personales, teniendo que delegar su defensa en vecinos mas poderosos, aunque fueran a veces cristianos.
La nación fue gran invento que acabó con el feudalismo, con señores y siervos de la gleba, la división perjudica siempre a los menesterosos.
Ahora con las “autonomías” volvemos a las andadas, nuestros derechos se menguan frente a los los tantísimos que mangonean, rodeados de millares de funcionarios serviles, que se dedican al trinque para redondear su salario.
Las rayas y los colores que antes delimitaban provincias bajo una misma ley, ahora implican grandes diferencias, pequeñas naciones, a veces pequeñísimas como La Rioja, donde se quedaron con el vino, maldita sea su estampa!!!!!.
Por ahora tenemos un ejercito unificado, aunque ya hay policías de los nuevos reinos, a veces con uniformes ridículos como los mozos de escuadra, vestidos de chirigota gaditana.
Banderas e himnos desde el primer día, recuerdo el concurso en Madrid, para ese emblema “pseudosovietico” por influencia de Leguina, entonces hombre de izquierdas.
Cada nueva taifa ahora, tiene su libertador, sus gestas, su geografía e incluso su mapa meteorológico, donde las borrascas se recortan pues se desbordan sobre los feudos vecinos ..............todo ridículo y engañoso, los ridículos ellos y los engañados nosotros que con esta fiesta no sacamos nada en limpio, mas bien nos limpian la talega.
Olvidaba decir que al contrario que en el siglo de las taifas, la monarquía es por ahora unitaria, la perspectiva de tener diecisiete reyes con sus “diecisiete urdangarines”, va a retrasar unos años la entronización de monarcas independientes, en esta piel de toro tan llena de zurcidos.   

marzo 16, 2012

Vaya pareja.....



Estos dos muñecotes, vulgo “sarcófagos”, me impresionan, no conozco nada igual en el ramo de la escultura funeraria, son rotundos y simples, se parecen algo a las “mamuskas” rusas, que encierran figuras cada vez mas pequeñas, la fascinación de los niños antes de la “PlaySatation”.
Estos dos gaditanos, eran fenicios, de hace casi tres mil años, bajo la misma luz de ahora y navegando por el mismo litoral, los sepulcros no guardaron sino sus cuerpos ya esparcidos posiblemente entre la arena de La Caleta.
Debieron ser gente de posición, para pagar tan suntuosa mortaja, gente del comercio de sangre semita, procedente de Tiro o de Sidón, con parientes y sucursales en Malaka (Málaga) o en Tingis (Tanger).
Sus ascendientes inventaron la navegación y se dedicaron a engañar a los palurdos en las riberas del "mare nostrum", cambiándoles cuentas de cristal por aceite de oliva, atún, oro cobre y plata..... 
Siempre los miro sorprendido y escamado, junto a los restos romanos mas familiares y otras piezas de nuestro pasado, íberas o de la época árabe.
He vuelto aquí muchas veces por el camino de Chiclana, Vejer, Barbate Tarifa....hasta esta parte de Cádiz, ya mediterránea, viendo los paisajes claros de arena dorada, los mismos que vieron las retinas de estos dos personajes que ahora yacen en el museo provincial.
Como soy hombre de orden, supuse que eran matrimonio legal, gente establecida.....pero he aquí que me enteré luego que los dos sarcófagos son de épocas distintas, cien, o mas años de diferencia, encontrados en lugares dispares de lo que ahora es le casco antiguo de la ciudad, la técnica museistica y arqueológica los maridó, eso es todo.
El caso es que ahí están tan tiesos, en la “Plaza de Mina”, viendo pasar los años, como un anticipo de las mascaras de carnaval, que algo tienen también de chirigota esta hierática pareja.
Pienso en ellos que ya no pueden ver la playa de Bolonia ni sentir los temporales de levante en Trafalgar, ni tomarse unas tortillas de camarones o unas chirlas de Chipiona.
Como debieron disfrutar de esta costa entonces virgen, con este mismo sol poniéndose por Rota, las excursiones al Trocadero o al delta del Guadalete, en la barquilla de vela, la quietud de la vida patriarcal sin noticias, acaso cada muchos meses la llegada de una trirreme de Salamina o de Byblos.
Esta pareja que no era tal, me hace viajar al pasado de esta tierra entrañable en la que resulta fácil vivir por su abundancia y amabilidad.
No conocemos sus nombres, de un idioma que ya nadie habla, pero quiero pensar que eran gaditanos con el mismo deje y la misma desenvoltura y guasa de los de ahora, quedaron varados junto a la Alameda de Apodaca, en la “tacita de plata”.
En pocos días, iré al bicentenario de “La Pepa” y me acercaré una vez mas a verlos, ellos no eran constitucionalistas, que mas da, han visto tanto ya....

marzo 07, 2012

Haciendo cola.


Es una situación en la que todos caemos antes o después, formalmente se dice guardar cola.
El motivo es diverso, ir al cine, al campo el sábado, a un museo o al banco.
Las colas en coche son paliadas por la radio, aunque los niños atrás con las horas, se alborotan y nos exacerban, la fila de la derecha va mas rápida y nos sentimos perdedores, cambiamos de fila arriesgadamente entre insultos y bocinazos, pero luego la de la izquierda avanza fluida, es mejor resignarse  y entregarse al destino, ademas se esta sentado en una butaquilla que siempre ayuda.

A veces al ir al "Prado" me dejo deslizar por inercia al ultimo puesto, pensando que me iré, no merece la pena me digo, pero al instante tengo a veinte tras de mi, lo que hace mi posición valiosa, tan vacuos somos que el estar mejor que los últimos nos consuela, es como tener un pequeño capital de tiempo, tan avariciosa es nuestra condición.
Las colas tienen como objetivo el obtener algo anhelado en su final, aunque no siempre es así.
Las colas en la administración son las mas irritantes, no obtenemos nada, a veces una multa, son insoportables debido a los administrados, pues hacen preguntas pueriles y su falta de comprensión alarga la consulta, se producen sentimientos agresivos, es raro que no haya infartos en las colas.
A veces el funcionario atiende una llamada de teléfono, personal las mas de las veces, eso aumenta la ira ante las sonrisas y confidencias de la pájara de la ventanilla.
Hay colas para "masocas", por una entrada de fútbol o por "comprar el primer Ipad", son tan largas que se hacen con saco de dormir y viandas, aunque la pasión que une a los que esperan los hace amigos, tras las largas horas de la noche y el alba.
Menciono también las colas pías,en las que supongo se reza, la mas renombrada para ver al "Cristo de Medinaceli"
Hay una acción que merece ser destacada, la practican seres avezados e intrépidos, impulsivos y valientes, se denomina colarse.
Se producen gritos y empujones y mas tarde se suele pasar a las manos, a veces ay!!!!!!, a las navajas.
El tiempo haciendo cola es eterno, es un tiempo vacío aunque ahora con los teléfonos los pacientes, chatean con el WatsApp y ven las fotos de los niños o del amor platónico, con una sonrrisa boba.
La cola es consecuencia de la concentración en que vivimos, en China debe haber grandes colas, de chinos naturalmente, no confundir con las "coletas", peinado de los antiguos mandarines.
Incluso en estos pagos, de baja densidad de población, me tocó una cola esta mañana y he aquí que reflexioné sobre tan desagradable situación, no obstante y a pesar de filosofar, consultar el mail y ver la meteorología, tuve sentimientos agresivos hacia un torda que ponía un giro postal eterno, en dólares, una vecina gorda que hablaba a la de Correos de su cuñada recién operada y otros varios que no menciono por su banalidad.
En los mercados las colas son cortas ademas de distraídas, me gustan las de la pescadería, ante los ojos de los peces inertes, mientras las langostas mueven las patas y las chirlas abren la concha levemente, como temerosas.
La peor cola es la del paro, es larga y sin esperanza, seres silenciosos de mirada lánguida uno tras otro esperando la nada, en esta España que descarriló.