Follow by Email

agosto 27, 2013

Siria y los siríacos.


No hace mucho tiempo, meditaba yo sobre la idea de visitar Siria, me atraía esa gente antigua, cerca de Líbano y de Asia Menor, me tentaba su pasado romano, soñé con ver las ruinas de Palmira y Bosra, la comida y los mercados, los rostros curtidos,  morenos de los hombres y este mismo mar Mediterráneo que veo a diario.

Es un fondo de saco rodeado de nombres como hienas de agresividad, Jordania, Líbano, Irak, Turquía, ademas de Israel.
Pienso como no es rojo todavia este mar, de tanta sangre que se ha vertido en la historia, de tanta que continua derramándose ahora, lo que ha abortado mi viaje soñado.
Sáulo camino de Damasco cayo del caballo y se hizo San Pablo, buena tierra llena de nuestra historia.
Alepo me sugiere a Lawrence de Arabia, es en estos días el corazón de la batalla entre unos y otros, que no entiendo por que se matan con esa saña, los que hace unos años vivían como hermanos.
En mis lecturas juveniles, conocí que durante la invasión de nuestra península, los Siríacos se establecieron en la “Cora de Algeciras”, por lo que sus genes están dispersos en esta población, de por aquí, te los cruzas en Palmones o en el Carrefour de Los Barrios.
Lo mas reciente es que han estado gobernados por una especie de “mafia”, en forma de familia, el padrino es Al-Assad, un oftalmólogo de Londres que acudió a la llamada de la sangre al morir su hermano, casado con una muy mona que trabajo en un banco........familia feliz en ese valle de lagrimas.

Estuve yo, recuerdo ahora, cenando en casa de un sirio a la entrada de Puerto Banús, un edificio hortera lleno de azulejos con una cúpula, me pareció todo extraño y como de la “Camorra”.
El caso es que estas tierras del “Mare Nostrum” están habitadas por los hijos de Caín, pasionales, levantiscos, matones.....se masacran desde siglos en guerras de diferentes nombres, bajo religiones de variados dioses.
Hace ya una semana veo atento las noticias sobre un posible ataque con gases, los muertos no tienen heridas pero parecen bien muertos, envueltos en sus mortajas blancas, que los muslimes son austeros para el rito de la exhumación.
Gran escándalo entre los anglosajones y americanos, que los buenos muertos deben ser a bombazos o tiros, también de arma blanca les vale, aunque es poco rentable y muy cansado.
Tras mas de 200.000 víctimas y algunos millones de refugiados, la comunidad internacional se mosquea por esta otra forma de crueldad, lo que me asquea y me hace pensar que la caridad no avanzó mucho desde que la Reina Zenobia hacia las masacres a su manera, en la misma tierra antigua de Antioquia.
Mi viaje frustrado no importa a nadie, ni tan siquiera a mi mismo, me pregunto por la razón de esta crueldad que daña siempre a los mas débiles, que destroza vidas y haciendas, durante siglos y sacrifica a las nuevas y futuras generaciones......hasta cuando?