Follow by Email

diciembre 09, 2015

FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!

Son ya muchos cumpleaños, para suerte de quien esto relata, que la alternativa es incierta y desconocida, además de dolorosa para los deudos.
No recuerdo como es natural, los primeros de mi vida, que como todos los infantes vivía yo feliz e ignorante del tiempo y despreocupado de estas zarandajas.
Lo que si he observado es que a esos primeros tiempos se les dice “añitos”, ha cumplido dos añitos y así sucesivamente hasta los nueve o diez en que se tornan en años e incluso añazos mas tarde.
Había una costumbre bárbara en el régimen anterior, la de tirar de una oreja tantas veces como años se cumplían, era desagradable y dolorosa, que los niños del colegio y algunos parientes eran muy bestias.
Ignoro si con la democracia, tan cruel habito se ha prohibido por algún decreto ley o reglamento, que en estos años se ha legislado mucho, quizá si es de competencia autonómica, se mantenga la bárbara costumbre en Castilla-León o en Cantabria, que ya los españoles no tenemos una vida uniforme.
Hay cumpleaños señalados, como los diez años, la primera decena de las muchas que vendrán, muy importante son los dieciocho, por lo del carné de conducir y la mayoría de edad, que permite votar, aunque en mi caso no fue así que no se votaba entonces.
Los cuarenta son también muy señalados, equivalen a la mitad de la vida y da lugar a la denominación de cuarentone@s a los que lo alcanzan.
No se de la antigüedad de la tarta con velas, creo que es bastante reciente para nosotros los íberos, supongo que viene de los USA como todo ahora, el caso es que todos cumplimos con el ritual de soplar las candelas, acto poco higiénico que será prohibido pronto por los consejeros de sanidad de múltiples autonomías, no de aquellas mas primitivas en que aun se tira de la oreja.

Quien no ha presenciado en un restaurante el apagar de luces y la mesa del homenajeado con la tarta iluminada, que interrumpe las conversaciones ante la manida canción. 
Con la tecnología se inventaron unas velitas que no se apagan, para chanza del que cumple años, aunque pasada la novedad se ve algo pueril su uso en la actualidad.

Hablemos de la canción.....también venida de América, el “happy birthday to you” en traducción libre dice... “cumpleaños feliz”, entonado de forma desafinada y embarazosa por quienes no saben cantar y se trabucan al hacerlo, incluyendo la variedad de “feliz feliz en tu día, amiguito@ que dios te bendiga”, esta ultima francamente mala y meliflua.
Pienso que los hombres han vivido por milenios sin celebrar el día de su nacimiento, para empezar por la no existencia de calendario hasta los romanos, siguiendo por la ignorancia de la fecha del alumbramiento, a veces coincidente con el fallecimiento de la madre por las fiebres posparto, con lo que no había mucho que celebrar.
Verían si, el paso del tiempo por la transformación del cuerpo y el advenimiento de las canas, pero sin cánticos ni velas en día alguno, de un tiempo carente de números.
Algo nuevo que resaltar, la felicitación hoy de Bankinter vía mail, que proviene de un algoritmo. aunque al banco se le importa una higa con tal de que pagues las comisiones y sigas vivo.
Mas intima es la felicitación del teléfono o el Ipad, aunque es esta anónima y sin sentimientos, bueno es un detalle que no desagrada.
Respecto a la fecha, a todos nos encanta nuestro mes y numero para haber nacido, que sentimos es día señalado y especial, que nos hace sagitarios o virgos o capricornios.
Desgraciados los que nacen el 29 de febrero de un bisiesto, huérfanos de cumpleaños por lo desajustado del girar de la tierra, también son desafortunadas algunas fechas, uno de noviembre de difuntos, o el dieciocho de julio si eres de familia de izquierdas, algunos otros de la misma calaña hacen que la jornada se ensombrezca un poco.
El caso es que en unas horas será mi cumpleaños, que nací de madrugada y de ahí mi carácter de noctambulo y mi costumbre de ver las cosas desde las antípodas y la ironía, propio parece de los del grupo del centauro que lanza la flecha.
Como colofón mencionare que se aceptan regalos de los lectore@s, aunque sean caros, que no ostento yo cargo publico alguno que indujera a sospecha de cóima o soborno con consecuencia, de juicio bochornoso e inhabilitación para ser presidente incluso de la comunidad de propietarios.


noviembre 30, 2015

Disgustado.

No recuerdo cuando escuché por primera vez lo del cambio climático, que pasamos una infancia feliz, sin amenazas ni alertas naranjas, que la prensa solo hablaba de hechos ciertos.
El caso es que en el 97 se firmó el protocolo de Kioto, para echar todos menos humo, aunque si pagabas daba igual, total un saca perras.
En lo que me da la memoria el tiempo siempre ha sido anárquico, que recuerdo ver a final de mayo Navacerrada nevada, desde las tapias del Pardo, por cierto muy bonita vista.
Tengo yo un pariente muy entendido en ecología, que me explica que los bosques están sanos como nunca gracias a la abundancia de Co2, que lo respiran por la noche y devuelven oxigeno, limpito y listo para contaminarlo de nuevo.
También el fitoplancton necesita de un poco de basura en la atmósfera, son billones de diminutos animalejos que flotan en los océanos y dan de comer a esas pequeñas quisquillas que luego se meriendan las ballenas, aunque algunos millones se los engullen los funcionarios del "panel".
El mundo debió ser un horror sin Co2, con noches heladas sin gases que conserven el calorcillo.
Siempre que subo en un avión me asombra que antes de que te den la Fanta de naranja, afuera hace menos 40ºC.
El caso es que casi todos los días, algún agorero pronostica que nos vamos a derretir, los mares que se elevan por el derretimiento de los polos.
Siempre la misma imagen de un gran trozo de glaciar que se desmorona sobre el mar, como corresponde a su naturaleza creo yo.
El caso es que se van todos a París a tomar medidas contra el cambio climático, miles de funcionarios e intrigantes en los aviones que dejan una hermosa estela blanca de Co2 y vapor de agua.
Duermen en hoteles de lujo, calentitos de calefacción de fueloil, comen de manera desaforada en los bistrós, que paga el contribuyente contaminador.

Me irrita que un torda apaga la Torre Eiffel, como gesto para aliviar las emisiones, pienso yo que la puede dejar apagada para siempre, si tanto le preocupan los gases.
Me da el pálpito de que todo esto es un negociete para sacarnos mas perras, hablan del impuesto ecológico, mientras nos muestran tifones y tornados, sequías e inundaciones, osos polares que corretean desesperados y de nuevo el glaciar que se resquebraja con estrépito y una gran ola que lo acoge en el mar.
Son osados estos mercachifles, que hablan de una subida de dos grados para final de siglo, aunque hombres sesudos y tranquilos lo dudan.
Pienso en los sufridos castellanos del La Lora o el Páramo de Masa, que para el siglo XXII se levantarán en febrero a -8º en vez de esos crueles -10º.
Nunca he estado en Siberia ni en Alaska, donde intuyo que se dedican a expulsar gases con furor, para mejorar un poquito sus desabridas existencias.
El caso que con tanta matraca, se barrunta uno que quizá haya algo de cierto, que somos muchos y entre la calefacción y los coches, ayudados por las fabricas, echamos bastante humo.
Cuantos hay que para darse un baño en el Caribe viajan miles de kilómetros dejando un hilo de porquería sobre el Atlántico.
Veo que como ya no dejan fumar en los sitios, Europa se llena de millones de estufas de gas para reconfortar a los viciosos de la nicotina, que se agolpan en las terrazas.
Toda clase de iluminaciones suntuarias, incluso la del lerdo de la Torre Eiffel.....pues si están mosqueados los del Panel del Cambio Climático, que se queden en su casa y ordenen apagar para siempre las luces innecesarias, ordenen en sus oficinas ir con abrigo y censuren los viajes de placer por innecesarios, ademas de dejar fumar en los figones.
Después de la ultima glaciación la humanidad ha salido de su agujero de hambre y padecimiento, no se sabe que causó la retirada de los hielos, que no estaban allí estos abyectos leguleyos que cenan ahora en París.

Supongo que se nota que me disgusta el asunto, pienso que un par de volcanes y un fogonazo del sol, influyen mas que todos nuestros sucios hábitos, que afortunadamente la propia naturaleza se encarga de limpiar, que para eso es antigua y sabia, mas que los del Panel ese de las narices.

noviembre 21, 2015

20N.

Son ya unos pocos de años, una vida casi, cuando aparcaba temprano a la mañana como siempre en prohibido, en el lateral de la Castellana frente al Ministerio de Información y Turismo, hoy de Defensa.
Me encaminaba yo a mi "destino", en término de mi abuelo Jose Maria, así que mientras saltaba el bordillo con mi viejo beetle, lo escuché en la voz de Arias Navarro, entre sollozos......
Españoles, Franco ha muerto!!!
No me gusto el lloriqueo, no es propio de quien encabeza el estado, pero bueno el caso es que era gran acontecimiento, era como un padre para todos nosotros.
Era yo muy joven aunque ya licenciado y con trabajo matutino, sentí la orfandad aunque no recuerdo, sentimiento de preocupación alguna.
Habían sido ya meses de agonía y tras varias operaciones, escuchábamos el parte medico a diario, de una vida que se apagaba como una vela, en este caso un gran cirio pascual.
No recuerdo el resto del día, supongo que atendí a mis menesteres, eso si escuchando las nuevas horarias de Radio Nacional.
A la noche, tras la cena, vi en las noticias que la capilla ardiente en el Palacio de El Pardo, estaba siendo visitada por mucha gente.
He sido yo siempre muy de callejear y ver las cosas al natural, así que le espeté a mi hermano, entonces casi un niño.....vamos?
En menos de lo que se lee esto estábamos camino de la Puerta de Hierro a la luz amarillenta de los faros, saliéndonos por la carretera del monte del Pardo, hasta llegar al poco frente a la verja del palacio.
Frío intenso, en el pueblo una tasca abierta con grupos en la puerta a la luz de una farola, aparcamos y nos encaminamos a ver al fenecido.
Justo al ir a traspasar el umbral. la guardia del sitio nos cierra la verja, serian ya mas de las dos.
Sin gran pesar, volvemos a un Madrid desierto y oscuro que es el Madrid que yo conocí y que añoro.

Al día siguiente, ya el féretro en el Palacio de Oriente, se forman grandes colas de multitudes que quieren ver al Caudillo por ultima vez.
Recuerdo haberlas visto, varias colas, una por la Calle Mayor que tuerce a Bailen, otra desde Arenal cruzando la plaza, otra que sube desde la Plaza de España.
Un día mas pasa y el entierro matutino, muy estoico, en un Pegaso del ejercito camino de la sierra, televisión de colores casi por primera vez.
Luego otra mañana , la coronación del Rey en las cortes, que cierto es eso de que “el muerto al hoyo y el vivo al bollo”.
Y vaya bollo que se pillo el monarca, que dio hasta para los yernos, cosas de la vida.
El caso es que esto es lo que yo viví, sin que haya vuelto a preocuparme de Franco ni de los franquistas, al contrario de estos que andan ya cuarenta años de reproches y lamentaciones, quitando estatuas para poner otras, placas de calles para poner las de sus muertos.
No se si dentro de otros cuarenta años seguirán con la matraca del 20 de noviembre, le dicen 20N, que hay mucho resentido de que sus padres no ganaran la guerra, nada mas desabrido que padecer una  guerra y encima perderla.

Bueno pues no escribiré ya mas de este recuerdo ultimo de quien sin duda pasará a la historia, como héroe o como villano, para envidia de esta cantidad de menguados que claman y manotean para vencer a un cadáver, ya polvo uniformado, bajo la gran losa de granito en el Valle de los Caídos.


noviembre 13, 2015

Puente de la Constitución.


Llevaba ya varias semanas pensándolo, tengo que ir a ver el puente nuevo, le llaman de la constitución, supongo que por la de ahora que Arturo Mas trata de violar.
Aunque quisieron acabarlo en 2012, el aniversario de La Pepa, se les retraso tres años, que hay pocas perras para obras de esta envergadura.
El caso es que ya lo acabaron y le tengo yo querencia a la " tacita de plata".
Se me viene, el recuerdo de mi padre, que allá por los sesenta, quiso venir a Cádiz para cruzar el otro puente, ya antiguo, el de Carranza, entonces recién inaugurado.
Así pues razones sentimentales y la natural curiosidad, me mueven a llamar a Sergio y Alberto, quedamos a las once para tomar un café, el sábado y......”millas Cabanillas”.
La mañana esta buena, de sol tibio y algo de levante, arrancamos camino de la "ruta del toro" después de negarle a Alberto su idea de ir por Benalup, Vejer, Conil.....que no estamos para dar vueltas, queremos ir al puente derechos.
El viento arrecia aunque, al llevarlo a la espalda, se hace llevadero, se ven los alcornoques movidos a pesar de ser arboles recios.
A buen ritmo y con una parada en el cruce de Puerto Real, gasolina y mas café, nos adentramos en la autopista que conduce a la nueva maravilla, que ya se adivina al fondo con sus grandes pilonas y los cables de los que cuelga el tablero.
La sensación ya cerca, es como de montaña rusa, una gran cuesta que nos sube a cincuenta metros sobre la bahía, despacio y de pie sobre las estriberas para ver el mar, después, la bajada y una rotonda estrecha donde esta el Corte Ingles, que por algo y a pesar del retraso, estaban a la espera en esa rotonda.
Me da lastima de Cadiz, ciudad isla de los fenicios, que se va acremallando por el tren y los puentes, cuando debió permanecer distante y aislada, con su pasado glorioso y su ruina presente.
Les insisto a mis colegas para ir al oratorio de San Felipe Neri, cuna de las ultimas sesiones que nos proclamaron ciudadanos, en aquellas cortes constituyentes con la nación invadida y el rey secuestrado.
Mientras el cura desgrana sus explicaciones sobre retablos y capillas, imagino a los diputados con sus casacas y peinados, muchos de ellos clérigos, otros venidos de las provincias de América.
El publico agolpado en las galerías superiores, que vocifera o aplaude las intervenciones de los próceres.
Mientras, como una tormenta lejana, las explosiones de las baterías francesas, que envían bolas de muerte por el mismo aire donde ahora discurre el nuevo puente.
El día de San José se promulga, tras el discurso de Argüelles y se lee al empezar:

CAPITULO I
De la Nación española.

Articulo I

La nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios.


Ya en la Plaza de Mina, ante unas cañas pienso en como, unos mindunguis van a desafiar estas palabras solemnes y antiguas, como ya lo hicieron ha dos siglos los del otro hemisferio, somos pueblo malo de unir, levantisco y anárquico, así que veremos como acaba este triste episodio de los catalanes.
Volvemos por puerta de tierra, hacia San Fernando y luego Chiclana.
El levante ahora furioso, nos ataca de frente y zarandea las motos como queriendo dar en tierra con ellas.
Batallando llegamos al mirador del estrecho, hoy de aspecto siniestro.
Las nubes plomizas cruzan veloces por sobre los barcos que diminutos, se adivinan cortando las olas blancas.
Nos volvemos separados, me invade un pesimismo extraño, nostalgia del entusiasmo constitucional, nostalgia de que Cadiz ya es menos isla, nostalgia del puente de mi padre en un Cádiz ya inexistente.........aunque comprendo que es necesario, no me gustó el puente.





noviembre 01, 2015

Los Fieles Difuntos.

Esta noche cálida, ya del uno de noviembre, es la de los difuntos, la de los “fieles difuntos”.
Es una forma suave de mencionar a los muertos, también se dice fenecidos y fallecidos, o ausentes e incluso finados....hasta la Iglesia le ha rebautizado como " festividad de todos los santos", parece que el vocablo muerte quisiéramos eliminarlo del vocabulario.

El caso es que todos, menos los niños, inconscientes ellos, tenemos muchos a quien recordar, padres, abuelos y tatarabuelos, primos, tíos....eso solo de parientes, luego los personajes que han sido telón de fondo de nuestras vidas, Franco, Don Juan, Calvo Sotelo, Suarez y Polanco, Don Emilio y Ferrer Salat, junto a Mendoza, estos últimos muertos en la coyunda dicen las malas lenguas, que debe ser muerte dulce y cachonda.
La guadaña de la parca se lleva igual a famosos que a míseros, guapos y feos, pobres y ricos.
El caso es que deberíamos hoy rezar una oración mirando al mas allá, recordando a todos ellos, con una sonrisa de comprensión y simpatía, que todos somos pecadores.
Luego están esos otros muertos que no consideramos, mas antiguos y que no son conocidos nuestros ni parientes, Napoleón, Fernando VII y Godoy, mas antiguos si cabe, Boabdil el llorón y los Reyes Católicos, el Gran Capitán... todavía mas pretéritos, Alejandro o Genghis Kan, Sócrates y Pitágoras junto a Pericles, los emperadores romanos y los caudillos hispanos, como Viriato.
Cuantos cromañones y neandertales, además de australopitecus, que deambularon por estos mismos prados mirando estas mismas estrellas, recordando a sus queridos ancestros vestidos de pieles, que empuñan el hacha de silex.
Tantos difuntos que para nosotros son historia ya desvahida, pero que fueron seres, que padecieron frío y calor, infelicidad y éxtasis, pobreza y plenitud.
Se me olvidan esos otros sin historia, los millones de indios de América antes de Colon, que los puso en los libros, multitudes de chinos, en todas esas dinastías milenarias, los esquimales durante siglos cazando focas en los hielos antiguos, para que seguir recordando.
El caso es que el día de los difuntos me parece mejor que ese pueril Halloween de niños disfrazados pidiendo caramelos, que tratan de asustar a los vivos.
Nunca me dieron miedo los muertos, que prefiero a Tutankamón momificado que al ministro Rato vivo y vendiéndome algo, los muertos nos contemplan, con sus ojos vidriados, mientras se compadecen de nosotros, los vivos.
Noche para encomendarnos a tantos que nos precedieron, algunos santos, muchos desastrosos, pronto seremos también nosotros de la legión de espíritus que dejaron su rastro sobre la tierra.
Así pues, rezaré una plegaria por todos los difuntos, negros chinos indios y blancos, malos y buenos, jóvenes y viejos, famosos y anónimos que todos ellos vivieron y se esforzaron en esta carrera de fondo que es la existencia.




octubre 15, 2015

En la punta de Europa.

Punta Europa es un sitio singular, donde el continente y el peñón se acaban, alto sobre el cruce de los mares.
No es muy frecuentado el sitio, que los que viene aquí es mas por alijar sin impuestos y así evitar a Montoro, ministro de sonrisa permanente en su boca, que expresa creo, la burla a que nos somete el estado confiscador.

Es paraje para dar un paseo lento, de levante a poniente, del Mediterráneo a la Bahía, para mirar el estrecho de través y ver los barcos, que van y vienen, tarareando la canción de Ottis Reading.
Siempre me sorprende la fea mezquita con su altísimo minarete, financiada por los sauditas, donde estuvo la advocación de la Virgen de Europa.
Pienso como andamos en esta tierra vieja, que nos vendemos con facilidad y se nos consumen la tradición y las costumbres de nuestros mayores.
Me voy del lado del acantilado y observo el mar, oscuro que el día es grisáceo, unas barcas pescan, al fondo varios cargueros fondeados, en el horizonte las siluetas desvanecidas de los barcos que cruzan hacia el Atlántico.
Cuando mas beatífico esta mi espíritu, una pareja en la que no había reparado, me pide que les fotografíe, ofreciéndome un teléfono negro y feo, donde pone Samsung.
Me dan las gracias, y retomo la mirada al agua azul, apenas hay olas, aunque se escucha su rumor y se huele su aroma.
Al poco otra pareja me solicita otra foto, esta vez con una cámara pequeña, me explica cual es el botón, pensará que soy idiota, así que actúo y les tomo tres o cuatro, me dan las gracias y me voy antes de que lleguen mas parejas, el sitio es solitario y no quiero mas sesiones fotográficas.
Me encamino despacio hacia poniente, de donde llega el viento, fresco y constante, con la Sierra de la Estrella al fondo entre la bruma.
Miro mas buques, también fondeados esta vez en la bahía, la mayoría petroleros, con sus viejos cascos miniados de rojo bermellón.
Hay un gran cañón del siglo pasado, que aquí la historia es de sitios y abordajes, de murallas y matacanes, aunque ahora es lugar de comercio y trapicheo, los tiempos heroicos quedaron atrás.
De refilón, adivino la pequeña Bahía de Rosia, donde desembarcaron a Nelson ya cadáver, aquí lo metieron en una barrica de ron y lo mandaron a Londres, donde esta subido en una columna en una plaza a la que llaman “Trafalgar Square”.
Al menos pienso, nos lo cobramos a cambio de Churruca y Valdés, aunque fue una gran derrota que muchos conmemoramos, el 21 de cada octubre.
Me dispongo a apretar el botón de arranque de mi montura, cuando observo a un par de “hebreos” que se bajan del autobús, aquí hace parada final, corretean hacia el faro, rojo y blanco, con su linterna en la cúspide.
Son ortodoxos pienso, el lleva levitón negro por bajo de las rodillas y ella parece una monja, con sayón oscuro, aunque el pañuelo a modo de turbante es estampado en tonos azules.
Los observo con curiosidad, el se atusa las coletas que le cuelgan de las sienes, a las que el viento se empeña en enmarañar, lleva un gorro negro en la coronilla, creo le llaman la Kipá, hablan un idioma extraño que supongo será lo que hablaban los fenicios hace ya milenios, en estas mismas costas.
No puede ser!!!! la monja se acerca y en correcto ingles me pide que les haga una foto, alargando la cámara, el ni me mira mientras se trabaja las coletas con unos dedos nervudos, blancos, como sarmientos.
Tiro un par de fotos y le pregunto, de donde son, la respuesta es, de Londres, pues vaya……...
Nada sabrán estos de Nelson ni de Churruca, que ellos son como los cananeos, de comprar y vender y no meterse en aventuras.

Ante la perspectiva de ser asediado por mas parejas con ansias de inmortalizarse en la Columna de Hércules, meto la primera y dejo atrás a la Virgen de Europa, la siniestra mezquita y las parejas que me acosan.
Por el espejo a la espalda, el estrecho en la niebla y los barcos fondeados, en reposo, sobre un mar encalmado de un color profundo y antiguo, como de batalla naval en octubre, que esta era la luz cuando aquello de Trafalgar, hace ya unos años. 

octubre 04, 2015

Las cosas que pasan.

Después de un verano recluido, que los calores son malos para el motorista, se me pone esta mañana en el magín irme para Ronda, por Gaucín, quiero ver el campo y las sierras, que aquí no hay museos ni teatros, solo las sierras.
No llamo a nadie, que desde que se fue Manolo con su Harley negra, se nos ha quedado como un despego, como una desgana de reunirnos y notar su ausencia, así que arranco el motor, ligero de ropa que el aire esta templado y sin viento.
Me propongo ir despacio, viendo las cosas, sin tener que frenar en las curvas y sin darle al puño en las rectas.
Ronda no esta lejos, menos de cien kilómetros pero hay!!! mas de mil curvas, baches y riesgo de animales que te la pueden jugar, incluidos los hombres con sus veloces autos.
Recuerdo a Ruiz Mateos al pasar por La Almoraima, ya se murió y quizá mire ahora desde el mas allá, estas tierras expropiadas por el ministro Boyer, me acuerdo de la China ahora con el escritor y sonrío al pensar en lo banal de nuestra existencia, frente a la rotundidad del valle por donde esparzo el ruido de mi escape, entre cultivos de algodón que me hacen recordar la nieve, tan lejana ahora de mi vida.
Con estos filosóficos soliloquios, paso Jimena de la Frontera, miro su alcazaba en lo alto y me concentro en las primeras curvas de la subida a Gaucín.
Me siento en paz y mi mano controla el acelerador con prudencia, va a ser un camino armonioso, de pronto, el parabrisas del carenado golpea un insecto que se incrusta entre el forro del casco y mi sien.
Ya ha ocurrido otras veces, al instante el pinchazo, una avispa.
El temor quizá pueril a que el veneno me aturda, me hace frenar con prisa y apartarme a un carril a la derecha, pongo la pata de cabra y me quito el casco de un tirón, se caen las gafas de sol junto al cuerpecillo de la avispa, me tiento y extraigo el aguijón con parte de de las asaduras pegajosas, que impresión tan tétrica.
Me ensalivo los dedos y me doy masaje en la sien, una y otra vez, el dolor es intenso y decido encender un pitillo.
Por el carril llega un Land Rover del que se apea un pastor con su cayado, le pregunto si viene ganado y me espeta que mas de cien vacas.
Retiro la moto imaginando una estampida y charlo un rato con el.
Son retintas, solo comen pasto y ahora, las suben a la sierra, donde hay mas comida y muy pronto bellotas de alcornoque, al poco la esquila de una vaca y toda la manada al trote aparece, con los terneros y algunos toros, todos rojos como animales de cobre oxidado.
El vaquero corta la carretera y poco a poco, con la distracción de ver el ganado, olvido el dolor del aguijón.
Las vacas se alejan en una imagen como de película del oeste, miro la hora y me apresuro que querría comer arriba en Ronda.
Conozco bien cada roquedo y cada cruce, cada puerto y cada venta, me acuerdo de las paradas con Manolo y los otros, una caña, un pitillo, hoy no quiero parar sino en un valle de laderas de caliza que recuerdo casi al final del camino.
Tal es nuestra mente, que nos engaña, ese valle silencioso que yo esperaba, esta camino de Grazalema, me doy de bruces con unos adosados feos, estoy en Ronda.

En el “tajo” no se cabe, los visitantes van y vienen, bastante mayores y vestidos de turistas, miran embobados el precipicio y disparan fotos con un ruido que rompe el silencio, cric cric cric!!!........algunos con un palo, se toman un selfie, que así creo se llama, se contorsionan de espaldas al vacío para que la instantánea sea mas impresionante, da miedo verlos, una pareja de japos me producen incluso vértigo, están locos.
Me voy al rato, no quiero comer aquí con tanto personal, después de la soledad durante mi camino de subida.
Bajando a Marbella me paro en un ventorro donde hay multitud de motos, es sábado y los kamikazes toman allí sus cañas antes de lanzarse de nuevo a las curvas, arriba y abajo, que ya los conozco de antiguo y todavía, por  milagro, viven bastantes de ellos.

Bajo despacio hasta que ya se ve la costa, las casas de La Zagaleta y atrás San Pedro y el mar fundido con el cielo, como un telón de fondo.

Por el desentreno del verano, tengo los dedos anquilosados, cansancio en los muslos y algo de dolor en la espalda, así que es tiempo de comer algo y dar por concluido el paseo. Cada día trae su afán y esto es lo que trajo el segundo de octubre. 

septiembre 17, 2015

La concejala de Castilleja de la Cuesta.

Castilleja de la Cuesta es poblachón anónimo cercano a Sevilla, se le encuentra saliendo de Sevilla camino de Huelva, cerca de las ruinas de la que fuera “Itálica famosa” de cuando la península era regida por el Imperio Romano, mas decente que este esperpento del “Estado de las Autonomías”.

Estos, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora 
campos de soledad, mustio collado,
fueron un tiempo Itálica famosa.

Que podría hoy recrearse el verso ante el panorama de parados, deudas impagables y paniaguados de todos los pelajes.
Hace un año, suspirábamos muchos por Albert Rivera y su imagen de hombre que limpiaría las cloacas administrativas de tanto parásito, pasados estos tiempos y estas elecciones, me río yo ahora casi mas que la concejala de Castilleja de la Cuesta.

Carmen Lopez Santana, que así se llama la edil, fue en tiempos Mis Sevilla, digo yo que por su cara bonita, así que esta acostumbrada a que la vida le derrame sus dones, que una cara bonita lo allana todo.
Esta concejala, por motivos personales, que quizá sean amorosos dada su prestancia, se ha visto impelida a trasladarse a Chicago, si señores al legendario “Schicago Americano” de "No me pises que llevo chanclas”.
Carmen tiene nombre de cigarrera de la opera de Bizet, que es muy andaluza ella y morenaza como debe ser.
Educada en este pitorreo institucional donde se han contemplado toda clase de latrocinios, la inocente va y solicita un billete de avión mensual para volar de Chicago a Castilleja, ignoro si hay vuelo directo, aunque de haberlo las dietas incluirían el desplazamiento de Sevilla al cerro donde se asienta el pueblo, en autobús de linea, ignorando si Carmen tiene morada propia, debiendo añadir un complemento por pernoctación con desayuno incluido.
La finalidad de estos dispendios no es otra que la asistencia de la guapa a los plenos municipales, donde la asistencia de la mis es de importancia vital para la buena gobernanza del pueblo y por ende, de Sevilla y de Andalucía entera, que este partido de Ciudadanos como decía antes, es la esperanza de la regeneración de la patria.
Pienso si alguna concejal de Chicago en correspondencia a esta singularidad, pedirá su traslado a Castilleja, de aire puro y cálido que hace madurar al limonero, cosa infrecuente en el lejano Illinois de inviernos inclementes.
Incluso se podrían hermanar las dos villas estableciéndose plenos intermitentes e itinerantes con vuelos de bajo coste, de forma que los ediles de Chicago, acabado el pleno podrían ir de tapas a Triana, total solo unos dólares para esa gran ciudad.

No conozco yo el desenlace de esta singular peripecia, estaré atento a la carrera política y amorosa de esta criatura de sonrisa angelical.

septiembre 08, 2015

No hay ya manicomios?

Parece que son instituciones del pasado, que no oigo yo hablar ya de los manicomios.
Antes existían que yo lo recuerdo, se llamaban así, quizá es que ahora se llamen de otra forma y no los reconozco.
Se mencionaba uno muy famoso, el de Cienpozuelos, pienso que solo el nombre era ya una locura.

Tenía yo una tía llamada Maruchi que estaba algo loca, se refugiaba periódicamente en un manicomio y luego si mejoraba salía, así de forma intermitente.
Era parte del paisaje de las visitas familiares, de meriendas o pésames, tía Maruchi se sentaba en el borde de las butacas, con las piernas juntas, la falda cubierta por el bolso tapando las rodillas, silenciosa mira todo con una media sonrisa que no logra separar los labios pintados.
Al siguiente cumpleaños o primera comunión, Tía Maruchi no estaba, escuchaba yo a los mayores susurrar que se había ingresado nuevamente, se añoraban sus ojos negros y saltones que todo lo escrutan.
Es mi singular recuerdo de los locos, que yo catalogaba como seres de reacciones imprevisibles, a veces violentas, la cosa más temida por un niño siempre vulnerable.
Los borrachos eran también imprevisibles, quizá la locura les impulsaba a beber, pienso ahora.
Eran notables los chistes de locos y de manicomios, los había de muchas clases, largos y cortos, graciosos y crueles.
En muchas de estas chanzas se resaltaba la inteligencia de los locos, con lo que aprendí a distinguir la locura de la estupidez.
Así que hoy en día ya no hay manicomios, como dice la introducción de este exordio, mas bien se elogia ahora a los locos, como personas capaces de pasión y actos heroicos o creativos.
El loco mas famoso es Don Quijote, aunque es loco inocente y de acciones siempre bondadosas, aunque absurdas.
También he oído que los niños son locos bajitos, aunque no creo que sea cierto, son solo niños.
La realidad es que a los locos ahora los tienen empastillados, con lo que se vuelven pasivos y pacíficos.
Por el contrario, los que se empastillan, acaban locos, que las drogas confunden a las neuronas y se pierde la razón, estos individuos que llaman pastilleros, de botellón y noches sin dormir.
El panorama pienso, es complicado y difuso, lo cierto es que a diario leo yo noticias de locos que hacen locuras violentas, sobre niños mujeres y hombres, encubiertos por ese eufemismo de la violencia de genero, que no es mas que desequilibrio mental que incluso se auto agreden y se suicidan.

Así que ya no hay manicomios, los piraos andan por la calle, conducen, se casan y procrean, votan e invierten, justo ahora tras las vacaciones, se sumen en la depresión de septiembre, pero ya no hay manicomios donde reposar y quitarse de en medio.

julio 14, 2015

De las medusas.

Debe ser una desgracia, pienso yo, nacer medusa.
Desde niño las recuerdo en el Cantábrico, como un globito que flota en las olas, con unos tentáculos largos que laceran a los que se bañan, sin motivo ni provecho, de forma gratuita.

Mi amigo José sacó una con el remo y reventó en la barca, gritaba como un energúmeno y a todo correr lo llevaron a casa y lo bañaron en amoniaco, es lo que recuerdo vagamente de mi primer encuentro con las medusas.
Desde entonces he sido cauto con ellas, en especial con las del globito violáceo, a las que los ingleses llaman Portuguese man o' war”, nombre absurdo como todo en esta especie animal.
Digo especie, pues hay muchísimas clases de medusas, algunas gigantes, otras pequeñitas, de colores diversos, pero todas letales.
En verdad es que son bichos sin ojos ni cerebro, un poco como los calamares, de la misma materia gelatinosa, pero ni tinta tienen.
Además a nadie se le ocurre comer una medusa a la plancha, o con arroz, menos aun al espeto.
Pienso en la creación y no se me ocurre al Padre creando a las medusas, para fastidiar a los bañistas, no me cuadra.
He oído que se las comen los atunes, también los peces globo, ojalá sea verdad que tengan alguna utilidad.
Somos egoístas, aunque ahora respetamos la naturaleza, pero a las medusas???? las odiamos.
He visto a niños que las sacan con la palita, o con el cubo, para aplastarlas sin compasión y enterrarlas en la arena.
La medusa es ser temeroso y despreciable, no como los bulliciosos chanquetes o las plateadas sardinas, que decir de las lubinas o las doradas, incluso los besugos son simpáticos y no pican.
Quizá, aunque no lo mencione el Génesis, fue creado el animalejo cuando Adán mordió la manzana y nos fastidio a todos.
"Ganaras el pan con el sudor de tu frente", dijo el Creador y una vez sudado, cundo te sumerjas en las frescas olas, te atacaran las medusas que acabo de inventar.
Con el estado del bienestar los hijos de Eva van una semana a la playa, sueño de los tediosos meses de invierno, montan la sombrilla, acarrean las sillas, la nevera y los artefactos de los niños, extienden las toallas y cuando al fin se disponen a zambullirse en las turbias aguas contaminadas por las depuradoras, horror!!!! hay medusas!!!!!
Las de esta parte del Mediterráneo, son pequeñitas y marrones, de tentáculos cortos y traicioneros, deambulan entre dos aguas y hay tantas que pretender su exterminio es tarea imposible, además se corre el riesgo de que los agentes del "SEPRONA" te levanten un expediente sancionador, por aquello del ecosistema, que incluso tan odiados bichos deben tener supongo, su función en este mundo donde también hay inspectores de hacienda, políticos, estafadores y toda clase de caballeros de industria.

Así que hagamos votos para que tan nefasto animalejo, no nos amargue el descanso, libres los niños de ronchas dolorosas, libres también las orillas llenas de ciudadanos temerosos, que bastante sufrimiento nos dejó ya el invierno.

julio 09, 2015

Cosas de los griegos.

No conozco yo mucho de Grecia, aunque leí alguna vez La Odisea, también conozco de la guerra de Troya, se de Fídias y Praxiteles, cuyas estatuas dibujaba yo a punta de carboncillo en el “aula del museo”.

De la Grecia moderna solo recuerdo a Onassis que tenia un barco y una isla, era hombre que ligaba con facilidad, que así cualquiera.
Nunca fui de turismo, aunque alguna vez he soñado yo pasar unos meses impulsado por los vientos de nombres antiguos, en una goleta de blancas velas, recorriendo esas islas cuyos nombres todos conocemos por los folletos de anuncios de viajes a granel, que nunca haremos.
Aunque hemos tenido una reina griega, no ha habido en estos años novedades de por allí, parece que los coroneles echaron a esta familia de reyes, así que permanece el antiguo país lejano y brumoso, sin noticias, allá por oriente.
El caso es que recuerdo aquella película ya antigua de "Zorba el griego" y bailaban en corro agarrados de los hombros, delante de una taberna en un muelle, frente a un mar calmo, azul turquesa.
Tienen la costumbre de romper los platos contra el suelo, aunque ese creo que es el derroche mas nimio que practican en la actualidad.
He aquí que desde hace meses, parece que todos viviéramos en Atenas, esto es un sinvivir, es una tabarra diaria, el consuelo es que ya no se habla de Cataluña, como si no estuviera de moda que lo ultimo, es Varufakis y los dineros que desaparecieron, lejos, hacia el Peloponeso.
Por lo que yo pillo de aquí y allá, parece que esta gente debe un perraje, claro está que se lo han gastado y como son pobres, no lo pueden devolver.
Lo poco que devuelven, les hace mas pobres, con lo que los prestamistas se exasperan y les piden mas ahorro, pero es difícil salir de pobre, incluso sin gastar.
No se les ocurre, hace unos meses, mas que poner a unos a gobernar que gritan e insultan a los que les dejan las perras, lo cual es humano pero no muy razonable.
En la ultima semana ya no hay un duro, solo algunos billetes que escupen los cajeros automáticos, posiblemente comprados también a crédito.
Mientras veo yo que los griegos siguen sentados en las terrazas, son gentes de rostro noble, mediterráneos, de charleta y vaso de vino.
Como se jubilan jóvenes, pasan media vida en este dulce ocio que el buen clima y la baratura de los bares provocan.
En estas, después de mucho ir y venir a Bruselas, les preguntan a los descendientes de Pericles que prefieren, si apretarse el cinturón y ponerse a trabajar, o seguir en los bares pagando las tapas, con los prestamos de los esforzados y estúpidos alemanes, polacos, lituanos....
Sus vinos con aceitunas les ayudan a meditar sobre las cuestiones filosóficas, que aquella es la patria de Platón y Sócrates, la verdad es que es la suya, vida mas interesante que apretar tuercas en una cadena de montaje hasta los setenta años.

De manera que esta noche, en esa plaza que sale todos los días en la tele, se agolpan muchos al fresco de la noche y cantan y bailan, ese mismo baile que hacia Anthony Quinn haciendo de pescador de las islas del Egeo.
A mi me importa un rábano todo esto, pues ni pincho ni corto y nadie me pregunta sobre mi parecer, así que me voy a dormir tranquilo.
Por unos instantes pienso en que casi todos estamos endeudados, unos mas que otros, los americanos de forma pavorosa. Solo se salvan los chinos que venden barato en sus bazares y ahorran a diario.
Si en el juego se hacen trampas, siempre hay alguien que se enfada y da un puñetazo en la mesa, a veces se llega a las manos.
En el mundo, como en el colegio, hay tramposos y también sablistas, con lo que los griegos han sableado a Europa y nadie sabe que hacer ahora.
Se apela a la democracia mas antigua y a la cuna de la civilización, como si aquellos hombres tuvieran algo que ver con estos, a excepción de vivir en el mismo sitio.
Total que éramos pocos y parió la abuela, sobre la alerta roja por el bochorno, la anaranjada por el terrorismo yihadista, la amarilla por la difteria infantil, esto es un sinvivir, que se suma a lo de los griegos que no pagan ni en broma.

Mientras ellos, mas listos, bailan el sirtaki en la plaza esa y charlan en los bares después de romper los platos, además este verano, navegarán por las islas del Egeo en esos antiguos barcos de velas blancas suavemente hinchadas.

junio 25, 2015

Cerro de los Santos.

Años de andar por las autopistas cruzando España de cabo a rabo, siempre con prisa, últimamente en el AVE, a gran velocidad y con esas ventanillas herméticas por las que no se huele el tomillo o el azar de los montes.
Teniendo que ir a Valencia por motivos que no vienen a cuento, decidí esta vez hacerlo despacio, a mi aire, para cumplir un sueño antiguo, pisar el “Cerro de los Santos”.

Desde niño he admirado a la Dama Oferente, en el viejo arqueológico de la Calle de Serrano, siempre me interesaron los íberos, también los celtas, los españoles de antes de la ocupación romana.....no es que yo reniegue de los romanos, que nos dieron idioma y civilización, pero trato de imaginar a esas tribus íberas con sus sencillas costumbres, el celo por su independencia, sus jerarquías y sus creencias.
Años comerciando con fenicios y griegos, que se llevan el aceite y el oro y nos dejan estatuillas y baratijas, ingenuos los íberos.
Supe yo de ese santuario desde muy joven, que me dio por leer prehistoria y ver las estampas de las cabecitas del cerro, que los íberos llevaban a modo de exvotos, pidiendo quien sabe que cosas a quien sabe que dioses, hasta que me di de bruces con la dama tan sugestiva, que la mirara durante años junto a la de Elche y la de Baza, hembras recias todas ellas.
Así pues, me pongo en camino hacia Valencia, despacio y por carreteras antiguas y reviradas, paso por Ronda y mas tarde dejo a la derecha la vega de Antequera, donde la Cueva de Menga, también prehistórica, mas antigua que los íberos.
Después de Granada, con la Sierra Nevada a la derecha, camino de Murcia hay muchas mas sierras, cuyo nombre desconozco, solitarias y majestuosas, sierras y mas sierras.
Al bajar a Murcia pongo en el “maps” Monte Alegre del Castillo, que el camino es complicado y no hay personal para preguntar.
La señorita del teléfono me guía por parajes solitarios, con viñas y bosquetes de pinos, valles y estepas, tarde ya adivino mi destino, que efectivamente esta en un monte, aunque no es alegre, además no veo yo castillo alguno.
Paro en un bar y los paisanos, que beben cerveza, me indican el camino al cerro que busco, tiene un obelisco, no tiene pierde.
Me apresuro, pues el sol se encamina ya hacia el ocaso, casi ya de solsticio. Al poco, por un carril estoy al pie del cerro de los santos.
Trato de imaginarme los ocho siglos en que fue un centro de veneración y ofrenda, se que tras la conquista, los romanos construyeron un templo, después con la cristianización, fue destruido.
Con el tiempo todo fue olvidado y sepultado, que el tiempo se traga todo.
A mediados del siglo XIX se taló un bosquete que existía sobre tan singular loma, con las lluvias y la escorrentía, se destaparon de forma espontánea las primeras esculturas, que pronto provocaron la rapiña de un relojero llamado Amat, del pueblo próximo sin castillo ni alegría.
Hubo gran comercio de exvotos e incluso falsificaciones, muchas fueron a Francia........ cosas de los hombres.
Al rato el sol enrojece los montes, a lo lejos, sigo sin sentir de lo sagrado del cerro, asciendo despacio hasta la cima, por el otro lado la ladera es muy abrupta, miro despacio el obelisco abajo y un paisaje abierto y muy agreste, con tesos y cadenas de colinas de mediana altura.
Es un sitio muy solitario, rodeado de barbechos pardos y viñedos, ahora muy verdes.
Por un momento pienso que se me va a revelar, el misterio de miles de antepasados que peregrinaron aquí con sus ofrendas, con las cenizas de sus deudos quizá.
Pienso en la Gran Dama Oferente durante cientos de años, sepultada bajo estos terrones, escuchó el mismo silencio y vio estos mismos atardeceres, verano tras verano.
Pronto se viene la penumbra y aparece el lucero, mientras bajo hacia el carril, pienso que con tanta viña los fieles tentarían un buen caldo, caldo para reconfortarse de las emociones místicas, así que decido hacer lo mismo poniéndome en camino, hacia Almansa.

Una ultima mirada me hace percibir la blandura única de la forma del cerro, lo suave de su contorno.

Percibo el tono blanquecino de la tierra frente al ocre del contorno, entre tanta arista y despeñadero, tanta planicie en la que se pierde la vista. 
Nunca sabremos el origen de la elección de este enclave como santuario, solo se conoce de los ocho siglos de ofrendas y oración, de la rapiña del relojero en el XIX y el abandono y la soledad que le esperan para el futuro, mientras la "Dama" reposa en el nuevo arqueológico de Serrano, aislada en una vitrina, sin calor, añorando estos horizontes lejanos y sagrados, bajo la mirada curiosa e indiferente de quienes nunca vendrán aquí, a este cerro misterioso.

junio 14, 2015

Los tíos y la tías.

Una llamada escueta, inesperada hace dos días, ha muerto la tía Mari-Carmen.
Años, muchos sin verla, es la ultima de lo que fue la familia de mi padre seis hermanos, mas una huérfana adoptada, la tía Sole.

El mayor, Manolo es solo un nombre, murió fusilado en Paracuellos, en una de las sacas de la Cárcel Modelo, un joven teniente de artillería, sin casar, buen jinete, que he visto yo fotos en blanco y negro de su estampa sobre el caballo, mucho escuché yo del tío Manolo, lastima de vida segada en esta península de gente enloquecida a veces.
Tío Anastasio, también militar, en esa familia se predicaba que los dos únicos oficios decentes eran la milicia o el sacerdocio, cosas de la época.
Llegó a coronel en la reserva, herido de guerra, se volvió muy beato y con su mujer la tía Mari, estaban a diario por las iglesias, de novenas y rosarios y cosas así, lo recuerdo de uniforme aunque no muy guerrero, quizá por influencia de la beatería. Serio y cordial, siempre preguntando por los estudios, no muy de caricias ni pellizcos en las mejillas, cosa que odian los niños.
Tía Nana (Antonia) y tía Lile (Matilde), solteras y siempre mayores, en su piso de la Calle Covarrubias con un perro pequinés que se llama Pocholo y ladra a los sobrinos.
Viven en el ático, con una azotea pequeña, antigua, sobre la que pasan las golondrinas, como flechas con sus gritos de verano.
El ascensor de madera acristalada, con unos cables delgados, en su lento viaje, me enseñó sobre el temor a la muerte y el vértigo de las alturas, lo frágil de la vida del ser humano.
Tía Lile, por un cuerdazo saltando a la comba, de niña, acabó casi ciega, con unas gafas de gruesos vidrios, apenas distinguía las imágenes.
Escribía con un punzón en idioma “Braille”, también leía con las yemas de sus delgados dedos que descifraban los puntos ordenados, misteriosos.
Tía Nana siempre alegre, me regalaba un paquete de tabaco por mi cumpleaños, con quince, dieciséis.....vaya regalo impropio lleno de amor y sonrisa.
Era Nana la que gobernaba el rumbo de la casa, muchas veces pidiendo ayuda a sus hermanos, quizá quedó soltera para proteger a su hermana invidente, nunca escuché yo hablar de estas cosas.
Emilio era mas atípico, arquitecto y de vida azarosa con guerra civil en Madrid incluida, de la que me contó muchas cosas en largas noches de charla.
Sentía la milicia, como hijo de General, educado entre alféreces y tenientes, tuvo una vida próspera, como tantos en la España del desarrollo, aunque con la llegada de la democracia se entristeció al recordar su juventud y el desastre de la república que acabo en matanza y escasez.
La jubilación y la salud, le hicieron pasar unos años apagados, como de espectador que vaticinaba turbulencias, lástima no haber sabido trasmitirle alegría, aunque quizá son así todos los finales, tristes y pacíficos.
Tío Jesús era juez, pero juez de los de antes, riguroso, serio y ascético, imparcial y severo.
Preguntaba siempre por el colegio, como Anastasio y te daba una palmada en la mejilla, casi una bofetada acompañada de una sonrisa.
Conocí yo a Jaime de Mora, el pianista, quien al serme presentado me preguntó, dado mi apellido, si era yo pariente del juez de vagos y maleantes, me espetó con alborozo.....”era un tío cojonudo”, me metió en la cárcel cuatro días.......ante lo que sentí el orgullo de mi apellido y la rectitud de los que lo han llevado.
La mas pequeña y la ultima en marcharse hace unas horas, Mari Carmen, soltera y de buena planta, ligada al "Opus Dei" desde que tengo memoria.
Mas de una vez me sugirió que me uniera a la “Obra” ante lo que yo callaba huyendo por el pasillo, nunca me dio buen palpito eso de las sectas.
Ignoro también la razón de su soltería, de esas cosas nunca tuve noticia.
La tía Sole no era hermana aunque se crió por orfandad en la familia, tuvo una vida como su nombre, de soledad, llena de ausencias por fallecimientos, maridos, hijos, padres.
Muy menuda y de luto permanente, tan permanente como su sonrisa al mirarnos a nosotros, los pequeños.
La pobre murió en un autobús en la Calle Serrano, sentadita en la fila de la derecha, que todos fueron gente de orden.
Siento desde ayer la desaparición de una familia entera, la de mi padre, de los que recuerdo las voces, las imágenes, las manos acariciando mi cabeza.
Fueron personas decentes, esforzadas y llenas de humanidad, gente corriente y buena, sin grandes ambiciones ni deseos de sobresalir.

Quizá con estas letras, los salve un poco del olvido, junto con las fotos pequeñas y gastadas ya, para que una generación mas los repiense y conozca de sus vidas, que mis coetáneos y los que vienen detrás lean esto y conozcan de las tías y los tíos que les han dado su ser y su biología, su genética y su cariño de seres buenos,