Follow by Email

diciembre 15, 2015

Los pueblos.

Nosotros creo yo, somos un pueblo pacifico, no quiero decir con esto que seamos pusilánimes, que sabemos defendernos si nos vienen a zaherir.
He presenciado yo matanzas, incluso con saña, de tripulaciones de los pequeños esquifes en las costas de Libia, también en el Magreb, que es gente muy alevosa y merecen la muerte.
Cuando hundimos sus míseras naves que nos afrentan, no recogemos a los que sobreviven nadando como perros, para que mueran y no críen mas fieras que ataquen a nuestros hijos.
Verdad es que tampoco nos unimos para ayudarnos entre nosotros, cuando los siríacos arrasaron Tiro hace seis años, nadie de Sidón o Byblos acudió al rescate, tampoco ellos lo hicieron con nosotros cuando la invasión de los babilonios en época de mis abuelos, que saqueó nuestras casas y esclavizó a nuestros ancestros, aunque esto ultimo lo se de oídas, que yo no había nacido.
Llevamos cientos de años trabajando e ingeniando, producimos para nuestro sustento y pagamos al rey que nos gobierna y a los sufetas para que intercedan con los dioses.
Con lo que nos sobra, comerciamos y ensanchamos nuestra riqueza, que quizá es nuestra perdición por la envidia de nuestros vecinos.
Es verdad que a veces nos aprovechamos de la simplicidad de nuestros compradores, pero así es el comercio, aunque a mi no me gusta engañar a esas primitivas gentes, que se encelan por una plato cretense con dibujos en negro o por una bronce siciliano de mala factura.
Por una escultura pequeña de la parte del Peloponeso, pagamos un quintal de trigo blanco, luego la vendemos en Iberia o en Etruria, por un buen pellizco de oro o un puñado de plata casi pura.
Los metales y nuestras maderas de cedro y olivo, las vendemos bien en Egipto, donde las cambiamos por papel y algodón o lino, también por pieles de animales extraños que ellos compran a los nubios, mas de una vez hemos mercadeado con fieras vivas, que dan terror incluso en sus jaulas.
En Messina son muy deseados estos animales, que los exportan luego a Roma para sus bárbaras fiestas, aunque a veces se nos mueren con el movimiento de las olas, o por que se ponen mustios y no comen, con gran perdida para el amo.
Otros pueblos por contra, no son tan industriosos.
De la parte de los montes al este, acuden cada generación con grandes ejércitos de bandidos que nos acechan, aunque muchas veces pagan con su vida, otras hay!!! destruyen nuestro trabajo de años y la libertad que tanto queremos y ellos ni conocen.
Los de la cercana isla de Cyprus, viven del saqueo y de sojuzgar a sus vecinos de la costa de Asia menor, aunque a nosotros nos respetan, pues mercamos con ellos.
Los egipcios son pueblo muy poderoso, unido y civilizado, que es de admirar cuando se navega por el gran río, las construcciones colosales y los cultivos que con esmero producen cada otoño tras la inundación.
Su armada de tierra y de agua es temible, pero la empeñan mas para defenderse que para raziar a sus vecinos.
Los israelitas son muy extraños, es un pueblo pequeño e inteligente que basan su vida en su dios, Yavé, del que todo lo esperan, conformándose con una existencia ascética y simple aguardando otra vida dicen ellos, después de esta que tienen, en la que creen serán felices e inmortales, contemplando a su dios.
Muchos son los pueblos que he conocido, que en unos días de viento fresco, ya ni se habla el mismo idioma, los ropajes son diferentes y las armas aunque de metal todas, son también dispares.
Siendo diferentes los hombres y sus costumbres, la tierra es parecida y los frutos los mismos, que he visto naranjas en los huertos de todas las partes y los mismos olivos de aceitunas verdes y hojas plateadas.
Las montañas blancas de piedra caliza se divisan desde el Egeo hasta las Pityusas, por las costas de Iberia hasta Malaka y el norte de las columnas de Melkart.
No hablo de los griegos pues solo los conozco de oídas, que no he navegado nunca por sus mares, en las noches de invierno he escuchado yo las historias del rey Alejandro que conquistó el mundo y derrotó a los persas y a mas reinos del levante, aunque no conozco yo de esas regiones hacia el levante, pues son tierras sin mar.
Los íberos son de muchas clases, aunque he visto yo a mas de los llamados turdetanos, son alegres y  cantan y bailan con mucho arte, son hábiles en la pesca de grandes peces y sus huertos rebosan de frutos que maduran bajo su dorado sol.
Lo asombroso para mi es que en ninguna de las partes conocen del arte de escribir ni hacer las cuentas, solo los egipcios hacen unos monigotes a modo de historias, aunque de forma muy burda.
Los hombres no conocen el mundo, que solo muy pocos vivimos de viajar y vemos las diferencias entre los pueblos, brutales e injustos unos, anárquicos y amables otros, siniestros y crueles los mas.
Pienso a menudo en dejar esta vida itinerante por los mares, agitados las mas de las veces, escapar del viejo factor allá en Sidon y huir a esconderme entre gentes pacificas y leales, para laborar las cosechas de día y estudiar las estrellas a la noche, ver a mis hijos crecer, junto a una compañera que en silencio, me mire y entienda lo que también mi silencio le dice.

diciembre 09, 2015

FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!

Son ya muchos cumpleaños, para suerte de quien esto relata, que la alternativa es incierta y desconocida, además de dolorosa para los deudos.
No recuerdo como es natural, los primeros de mi vida, que como todos los infantes vivía yo feliz e ignorante del tiempo y despreocupado de estas zarandajas.
Lo que si he observado es que a esos primeros tiempos se les dice “añitos”, ha cumplido dos añitos y así sucesivamente hasta los nueve o diez en que se tornan en años e incluso añazos mas tarde.
Había una costumbre bárbara en el régimen anterior, la de tirar de una oreja tantas veces como años se cumplían, era desagradable y dolorosa, que los niños del colegio y algunos parientes eran muy bestias.
Ignoro si con la democracia, tan cruel habito se ha prohibido por algún decreto ley o reglamento, que en estos años se ha legislado mucho, quizá si es de competencia autonómica, se mantenga la bárbara costumbre en Castilla-León o en Cantabria, que ya los españoles no tenemos una vida uniforme.
Hay cumpleaños señalados, como los diez años, la primera decena de las muchas que vendrán, muy importante son los dieciocho, por lo del carné de conducir y la mayoría de edad, que permite votar, aunque en mi caso no fue así que no se votaba entonces.
Los cuarenta son también muy señalados, equivalen a la mitad de la vida y da lugar a la denominación de cuarentone@s a los que lo alcanzan.
No se de la antigüedad de la tarta con velas, creo que es bastante reciente para nosotros los íberos, supongo que viene de los USA como todo ahora, el caso es que todos cumplimos con el ritual de soplar las candelas, acto poco higiénico que será prohibido pronto por los consejeros de sanidad de múltiples autonomías, no de aquellas mas primitivas en que aun se tira de la oreja.

Quien no ha presenciado en un restaurante el apagar de luces y la mesa del homenajeado con la tarta iluminada, que interrumpe las conversaciones ante la manida canción. 
Con la tecnología se inventaron unas velitas que no se apagan, para chanza del que cumple años, aunque pasada la novedad se ve algo pueril su uso en la actualidad.

Hablemos de la canción.....también venida de América, el “happy birthday to you” en traducción libre dice... “cumpleaños feliz”, entonado de forma desafinada y embarazosa por quienes no saben cantar y se trabucan al hacerlo, incluyendo la variedad de “feliz feliz en tu día, amiguito@ que dios te bendiga”, esta ultima francamente mala y meliflua.
Pienso que los hombres han vivido por milenios sin celebrar el día de su nacimiento, para empezar por la no existencia de calendario hasta los romanos, siguiendo por la ignorancia de la fecha del alumbramiento, a veces coincidente con el fallecimiento de la madre por las fiebres posparto, con lo que no había mucho que celebrar.
Verían si, el paso del tiempo por la transformación del cuerpo y el advenimiento de las canas, pero sin cánticos ni velas en día alguno, de un tiempo carente de números.
Algo nuevo que resaltar, la felicitación hoy de Bankinter vía mail, que proviene de un algoritmo. aunque al banco se le importa una higa con tal de que pagues las comisiones y sigas vivo.
Mas intima es la felicitación del teléfono o el Ipad, aunque es esta anónima y sin sentimientos, bueno es un detalle que no desagrada.
Respecto a la fecha, a todos nos encanta nuestro mes y numero para haber nacido, que sentimos es día señalado y especial, que nos hace sagitarios o virgos o capricornios.
Desgraciados los que nacen el 29 de febrero de un bisiesto, huérfanos de cumpleaños por lo desajustado del girar de la tierra, también son desafortunadas algunas fechas, uno de noviembre de difuntos, o el dieciocho de julio si eres de familia de izquierdas, algunos otros de la misma calaña hacen que la jornada se ensombrezca un poco.
El caso es que en unas horas será mi cumpleaños, que nací de madrugada y de ahí mi carácter de noctambulo y mi costumbre de ver las cosas desde las antípodas y la ironía, propio parece de los del grupo del centauro que lanza la flecha.
Como colofón mencionare que se aceptan regalos de los lectore@s, aunque sean caros, que no ostento yo cargo publico alguno que indujera a sospecha de cóima o soborno con consecuencia, de juicio bochornoso e inhabilitación para ser presidente incluso de la comunidad de propietarios.